Logo Observatorio CUD
  • ES
  • · En
Logo Observatorio CUD
Observatorio de la Cooperación Universitaria al Desarrollo

II Jornadas del OCUD en la Universitat de Girona (20 y 21 de octubre de 2011): Ideas principales

Se recogen en el siguiente texto los principales argumentos que salieron a lo largo de las II Jornadas OCUD y que pivotan alrededor de 7 temas fundamentales: el proyecto CUD conjunto de las universidades españolas con la Universidad el Estado de Haití, reconocimiento y herramientas de la CUD, visibilidad, participación y alineamiento de la CUD, el OCUD como herramienta del conjunto de universidades en cooperación, buenas prácticas en red, presente y futuro de la CUD y otras reflexiones.  

1. Proyecto de Cooperación conjunta entre las universidades miembros de la CRUE y la Universidad del Estado de Haití

Las Universidades españolas han dado un paso más allá en la coordinación de su cooperación para el desarrollo. No sólo generan estrategias y visiones conjuntas, si no que, a partir de 2010, la CUD se ha coordinado para la puesta en marcha de un programa conjunto de cooperación con Haití, parcelado en cinco grandes áreas: becas, fortalecimiento institucional, agua y saneamiento, formación de formadores y bibliotecas.

- Este nuevo reto plantea la necesidad de que desde la Comisión CUD de CICUE se revise el Protocolo de actuación de las Universidades frente a situciones de crisis humanitaria (2006), adaptándolo a las nuevas necesidades y realidades.

- Los proyectos conjuntos para Haití comparten las siguientes características:

  • Participan varias universidades en cada uno de los proyectos, actuando una de ellas como coordinadora
  • Se articulan a través del Programa PCI, para lo que se ha logrado incluir a Haití entre los países con los que se puede cooperar en este programa, específicamente en las áreas en las que se va a trabajar.
  • La universidad contraparte es siempre la Universidad del Estado de Haití (UEH)
  • Es útil la incorporación de nuevas universidades a cada una de las áreas del Programa Haití.

 

2. Reconocimiento y herramientas de la CUD

- Se constata la necesidad de incidir en cada una de nuestras universidades para que reconozcan las actividades de cooperación y solidarias en los planes de desarrollo profesional del PDI y el PAS.

- Se ha avanzado también en el fortalecimiento de las estructuras institucionales de apoyo a la CUD en el seno de las universidades, y se sigue trabajando, tanto en el reconocimiento académico como el investigador, pero todavía se debe seguir fortaleciendo para que poder llevar a cabo la formación en actividades de cooperación y solidarias prevista en la implantación de los nuevos planes de estudios.

- Las aplicaciones on-line se revelan muy útiles para las unidades de cooperación en la gestión de las actividades de cooperación y compromiso social reconocidas con créditos.

- Debemos conseguir entre todos establecer unos criterios conjuntos rigurosos sobre el reconocimiento y elección de contrapartes. Para ello es necesario el trabajo conjunto de las universidades para encontrar procedimientos de actuación conjunta, tanto en relación al reconocimiento de créditos de actividades de cooperación y solidarias, como para avanzar en el desarrollo de una propuesta conjunta para definir el suplemento europeo al título en actividades solidarias así como todos aquellos temas que puedan ser de interés común. Se propone organizar un Seminario específico para debatirlos y elaborar un documento de consenso que sirva a todas las universidades como hoja de ruta para la implantación de este reconocimiento.

- El OCUD y sus herramientas adicionales pueden ser útiles para compartir información y en la búsqueda de esta posición común. De hecho ya existe una wiki (http://creditoscud.wikispaces.com/) para fomentar el debate sobre el reconocimiento y compartir conocimiento. El objetivo de estas acciones es que todas las universidades mantengan unos criterios rigurosos sobre este reconocimiento.

- Existe acuerdo común que para llegar a un mayor número de participantes en las actividades de CUD, las oficinas y servicios de cooperación deben transformarse en oficinas 2.0. No sólo se trata de utilizar nuevas herramientas, se habla de un nuevo enfoque más accesible, transparente y participativo; dar el salto de una comunicación controlada y unidireccional, a una relación multidireccional de compartir ideas y experiencias.

- En el proceso de asimilación de metodologías 2.0 en las unidades de cooperación, es necesario el diseño de una hoja de ruta en la que establezcamos qué queremos, con qué herramientas contaremos y para qué usaremos cada herramienta.
 

3. Visibilidad, participación y alineamiento

- Si bien las universidades participamos en todos los órganos, comisiones y grupos de trabajo de la cooperación española, debemos intensificar todavía más nuestra actividad en las mismas, con la finalidad de ser más reconocidas como un actor decisivo para el desarrollo y la erradicación de la pobreza.

- Es fundamental que las universidades españolas participemos en la concreción de los Marcos de Asociación de los distintos países en vías de desarrollo, con la finalidad que estos integren propuestas de investigación e innovación sobre el desarrollo.

- Es básico que las universidades contribuyamos en la elaboración de una estrategia global en ciencia y tecnología e innovación para el desarrollo con la finalidad de contribuir al desarrollo de los países con menor índice de desarrollo humano.

- Además, las universidades debemos trabajar conjuntamente con otros actores de la cooperación. En el caso de la innovación para el desarrollo se destaca la colaboración entre universidades y empresas.

- Una vez más se resalta la necesidad de apoyar la creación de un área de conocimiento en desarrollo con la finalidad que estos conocimientos sean considerados de manera específica.

- En las I Jornadas se puso de manifiesto la necesidad de realizar un esfuerzo de reflexión, clarificación y homogeneización en los criterios de cómputo y en la inclusión de las acciones, así como en la valoración de sus costes indirectos en la declaración de la AOD ejecutada por las universidades. Sin afán de sobredimensionar la AOD de las universidades públicas españolas, se llega a la conclusión en los últimos años que la universidad es gestora no sólo de fondos propios, sino también, y sobre todo, de fondos ajenos, para lo que compromete sus propios recursos. Como norma se incluirán como AOD de la universidad tanto los costes reales y valorizados de las aportaciones de los fondos de las universidades para esta gestión. Antes de que termine el año 2011, los documentos sobre los que se han trabajado en esta sesión deberán estar completamente cerrados para que sean una hoja de ruta para sucesivas encuestas del PACI.

- En todo caso, se plantea la necesidad de mejorar en el interior de cada universidad la canalización y centralización de la información necesaria para elaborar el informe de seguimiento del PACI, y se constata que hay información muy valiosa que se sigue perdiendo por no existir las herramientas adecuadas para sacarlas a la luz.
 

4. El OCUD como herramienta del conjunto de las universidades en cooperación

- La necesaria estabilidad institucional llega con la apuesta de la AECID y de la CRUE por consolidar esta herramienta de visibilidad y armonización a través del Convenio para el mantenimiento del OCUD

- Desde las I Jornadas del OCUD se ha constatado una mayor visibilidad del trabajo que desempeñan las universidades como actores de cooperación y debemos continuar insistiendo en hacer todavía más efectiva esta presencia. El OCUD es una herramienta paradigmática para conseguir este objetivo.

- Debemos aprovechar las herramientas que nos ofrece el OCUD para trabajar de manera coordinada todas las universidades españolas. Entre ellas queremos destacar las wikis, las cuales nos permiten compartir conocimientos, debatir temas de interés común, crear foros de opinión, etc.

- Se pone en relieve la importancia de integrar definitivamente a los Organismos Públicos de Investigación (OPIs) en la base de datos del OCUD, en tanto son actores de la cooperación científica e investigadora, y forman partenariados y redes con las universidades.

-El OCUD es una herramienta de todas las universidades en cooperación. Todos ganamos si vamos todos juntos, y el OCUD es un instrumento paradigmático que da visibilidad dentro y fuera del entorno universitario. Cuanta más información haya, más útil será y más visible. Por ello, las universidades se tienen que concienciar de la importancia de incluir sus datos en la base de datos del OCUD y de hacerlo con criterios consensuados y de calidad.

5. Buenas prácticas en red

- Se debe potenciar el trabajo en red, algo que requiere un gran esfuerzo de coordinación, pero cuyos resultados son muy buenos. Asimismo debemos fomentar más aún los partenariados con redes europeas y del resto del mundo siguiendo estándares internacionales. Existen ya algunos instrumentos que nos pueden ayudar a canalizar este trabajo en red con otras entidades europeas, no suficientemente explotados, como el Programa Tempus o el VII Programa Marco de la UE…

- Es recomendable retomar el Libro Blanco de la CUD con África ("Access to Success: Fostering Trust and Exchange between Europe and Africa") que se realizó en el marco de la Asociación de Universidades Europeas. Se trata de una completa guía de buenas prácticas de la cooperación universitaria al desarrollo con África.

- Es importante que las redes generen sus propias bases de datos específicos. El OCUD es también una buena herramienta para integrar los datos de las redes.

- Es bueno que las redes CUD se abran e incluyan participación de otros organismos que colaboren y enriquezcan el trabajo en grupo. Ya hay ejemplos de ello con OPIs

- La gestión puedes ser mucho más eficaz cuando se trabaja en red y es bueno para la detección de nuevos perfiles y necesidades

- Debemos plantearnos mediante qué estructura de red queremos trabajar y analizar fortalezas y debilidades del trabajo que te planteas. En todo caso, trabajar en red respetando la autonomía universitaria nos lleva a una estructura de trabajo reticular.

- Otra cuestión a tener en cuenta es la contraparte, generalmente, otra red universitaria. Es necesario analizar la estructura de la red contraparte, y cuidar las relaciones institucionales y la comunicación con ella.

- Debemos pensar en cómo tiene que ser nuestro funcionamiento en red para consolidar unas relaciones a largo plazo, coordinar la disparidad de temáticas y objetivos.
- Un proyecto de red consolidado que crece y va más allá de la propia red: la Xarxa Vives amplía su proyecto con Argelia a todas las universidades españolas. Se hará un encuentro de universidades españolas y argelinas en la Universidad de Alicante en marzo de 2012

6. Dónde está la CUD en el sistema nacional de cooperación. Presente y futuro

- Estamos en un momento de cambio, cambio inminente del Plan Director, entre otras cosas. Tenemos que reflexionar sobre los problemas económicos de los países donantes. Los países de renta media pueden ser motor de cambio en sus regiones, y desde la universidad debemos reflexionar sobre los países con los que tenemos proyectos.

- En muy poco tiempo (desde 2005), la cooperación universitaria y científica ha evolucionado enormemente (creación y adhesión al Código de Conducta, creación del OCUD, participación de las universidades en el Consejo de Cooperación, reconocimiento de la CUD en los dos últimos planes directores…); ahora tenemos que pensar en priorizar, apostar por la calidad, y cooperar para hacer cooperación (armonización), pensar en la necesidad de la cooperación sur-sur y cooperación triangular, y, sobre todo, las universidades deben aportar sus reflexiones sobre la mejora de los instrumentos CUD.

- Se ha avanzado también en la coordinación con el Ministerio de Ciencia e Innovación y la AECID en la creación de instrumentos para reconocer la Investigación, la innovación y los estudios sobre desarrollo, y se materializó en el Programa de Investigación y Estudios para el Desarrollo que se vinculó a una línea específica de la última convocatoria CAP. Sin embargo, esa coordinación no se ha logrado con el Ministerio de Educación.

- La investigación y la tecnología debe estar en todos los sectores de la cooperación. Para ello también es necesario el reconocimiento de la actividad sobre desarrollo en la universidad.

- La ciencia y la tecnología fue el objetivo estratégico de la universidad para el III Plan Director. ¿Será la Educación para el Desarrollo el objetivo de la CUD para el IV Plan Director?

7. Algunas reflexiones más (debate abierto)

- Debemos hacer una evaluación del papel de la CUD en el fortalecimiento de la educación superior.

- Se hace necesaria la generación de espacios de debate entre universidades españolas y de países socios en las que se hable de cómo estamos transfiriendo los conocimientos, tal y como se recoge en los principios de la Declaración de París.

- Por otra parte, cabe reflexionar sobre la necesidad de coordinación entre distintas áreas de conocimiento de una universidad que aborden un mismo problema de desarrollo. La armonización debe empezar por casa y trabajar más en acciones interdisciplinares.

- La CUD obtiene más reconocimiento externo que interno, dependiendo mucho de la voluntad y sensibilización del equipo de gobierno para que haya o no avances en un tema determinado. A pesar de que casi todas las universidades públicas han suscrito el Código de Conducta, de facto, no siempre está integrado dentro de las estrategias de la universidad.

- Se debe, por tanto, recordar a los Consejos de Gobierno que la universidad suscribió en su día el Código de Conducta y que se debe cumplir. El Código de Conducta pone sobre la mesa herramientas útiles para la CUD tales como la estrategia interna de cooperación de cada universidad o la pertinencia de una evaluación externa. Otro buen instrumento puede ser el Proyecto de Recomendaciones sobre Responsabilidad Social Universitaria (pendiente de aprobación definitiva).

- El gran “nicho” de cooperación de la universidad: formación universitaria y de postgrado. La universidad es el único actor que puede desempeñar este papel.

- Por otra parte, también hay que poner en valor que la Universidad en Cooperación promueve la creación de nuevos yacimientos de empleo dentro y fuera de España.

- El conocimiento que se genera sobre desarrollo o aplicado al desarrollo en la universidad no sólo es un activo para los países socios, sino también para la propia universidad.

- Cada universidad debería incorporar en su agenda qué supone la cooperación para esa institución. Hacemos universidad con nuestro trabajo: abrimos campos y damos valor, y la cooperación ha sido vanguardia en RSU.

- La cooperación está cambiando y nosotros tenemos que cambiar con ella. Aprender de nuevas entidades, nuevas formas de hacer….

- También debemos trabajar por meter en la agenda la innovación para la CUD, tal y como se ha hecho en otros ámbitos.

- Pero, sobre todo, mirar el futuro sin miedo. Vivimos un proceso de cambio en el que la universidad debe ante todo y sobre todo ser proactiva.


Fecha de publicación
28 de octubre de 2011


  • bola del mundo.JPG
  • Logo OCUD
  • Logo Universitat de Girona